jueves, 5 de mayo de 2011

Esqui de montaña: Dome des Ecrins (4015m)

Al dia siguiente pedimos el desayuno a las 4am.Al despertarnos vimos que habia nubes y estaba bastante cerrado.
                                                      Ascendiendo entre la niebla
Decidimos desayunar y esperar un poco a ver si mejoraba, pues el parte del tiempo era bastante bueno.
Meteofrance pocas veces falla.
El grupo de franceses desayunaron con nosotros y con sus raquetas salieron para arriba.

Esperamos unos 30 m y ya vimos que no estaba tan mal y fuimos subiendo poco a poco.
Cruzamos todo el glaciar entre niebla y parte del subida a la cumbre tambien.Habia que andar con cuidado con las grietas del glaciar, pues no se veia nada.
                                              La   ruta va esquivando los seracs
Cuando estabamos a unos 3800m, se empezo a ver claridad y al poco rato ya se quedaron las nubes debajo nuestro.
Muy alpino, mar de nubes y arriba un sol radiante...
                                          Los raqueteros, salieron los primeros y llegaron los ultimos                     
Llegamos a la base de la cima sin problemas y a dejamos esquis y los cambiamos por piolet y crampones.
Nos quejamos de que en el Pirineo hay poca nieve,pues aqui en los Alpes la cosa esta hasta peor.
llegando a la cima del Dome des Ecrins, ya se pisa el hielo duro de glaciar, en Abril.

Se estaba demasiado bien en la cima, no me puse ni los guantes gordos.
Se notaba algo la altura, tantos meses sin estar tan alto....

                                                                Vistas desde la cumbre
El descenso lo hicimos muy bien, la huella estaba abierta y controlando no salirse de la zona, se esquiaba agusto.
                          En la cima, 2200m de desnivel nos separaban del coche, que bien...
Paramos en el refugio a recojer alguna cosa que teniamos alli.ya estabamos dentro de la nube otra vez y se veia que estaban cargandose.
Fuimos hacia el coche,para el dia siguiente el parte no estaba muy claro.
                              Alguna parada habia que hacer, las piernas se quejaban
Disfrutando del descenso,fuimos sin prisa hacia el valle.
                                 Saliendo del refugio
Un monte muy bonito para hacer con esquis, merece la pena.